Profesor, cuatro consejos sobre propiedad intelectual para tus clases

Profesor, cuatro consejos sobre propiedad intelectual para tus clases

02/07/2020

Los docentes crean y manejan contenidos diariamente para sus clases, tanto presenciales como virtuales, que pueden ser propios o ajenos. En este último caso, pueden surgir dudas sobre cómo utilizar ese contenido legalmente, cuándo se debe pedir autorización o cuándo se trata de un contenido ilícito.


La Ley de Propiedad Intelectual regula que el autor y otros titulares de derechos, como, por ejemplo, puede ser un editor en el caso de un libro, tienen el derecho exclusivo a decidir cómo se utiliza su obra y las condiciones para ello. En este sentido, con carácter general, un usuario siempre deberá pedir autorización a sus titulares para utilizarla, aunque la Ley también determina algunas excepciones a esta regla, que son muy útiles en el ámbito educativo.

Para asegurarse de que se está realizando un uso legal de esa obra y respetar los derechos de propiedad intelectual, desde CEDRO recomendamos tener en cuenta las siguientes indicaciones:

1.º Preguntar si se está autorizado para el uso de ese contenido. 

Lo primero que un profesor debe tener claro antes de usar una obra es si está autorizado para copiar, compartir o leer en público, por ejemplo, ese contenido. Se puede preguntar directamente a su autor o a una entidad de gestión que represente al colectivo profesional del tipo de material que se quiere utilizar, como es el caso de CEDRO para libros, revistas, periódicos y partituras.

2.º Consultar condiciones de uso y avisos legales de webs y plataformas.

En la mayoría de los casos, ya sea en formato físico o digital, todas las obras suelen incluir una mención, cláusula, reserva de derechos o un aviso legal donde se especifican las condiciones para su uso. Es importante consultar esta información antes de copiar o compartir cualquier contenido.

Una herramienta informativa, además de la reserva de derechos o el conocido símbolo © seguido del nombre del autor o titular de derechos, son las conocidas licencias creative commons, mediante las que se especifica, a través de una serie de iconos, qué utilizaciones permite el autor de la obra y cuáles no.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, aunque una obra carezca de estas indicaciones, está protegida igualmente por derechos de propiedad intelectual. 

3.º Acceder a fuentes legales.

Siempre que se busque contenido, por ejemplo, un libro o una canción, y sobre todo cuando se recurre a internet, es importante asegurarse de que la obra que se quiera utilizar es legal y no «pirata». Para ello, se recomienda acudir a páginas o plataformas reconocidas, consultar los términos y condiciones que contiene la web o el aviso legal. Así el usuario se puede hacer una idea de si se trata de una web que cuenta con autorización del titular de derechos, si se otorga algún permiso para la utilización de su contenido o dónde se debe acudir para obtenerlo.

4.º Conocer los límites al derecho de autor en el ámbito educativo.

La legislación nacional ofrece herramientas para facilitar el acceso a la educación o a la cultura, de forma excepcional y siempre que se cumplan los requisitos indicados, mediante las cuáles no es necesario solicitar autorización a los titulares para utilizar una obra. Es recomendable que un profesor sepa cuáles son y cómo puede utilizarlas en su aula

La Ley recoge así un límite al derecho de autor específico, del que se pueden beneficiar los profesores de educación reglada impartida en centros integrados en el sistema educativo español y el personal de Universidades y Organismos Públicos de investigación, para llevar a cabo actos de reproducción, distribución y comunicación pública de pequeños fragmentos de determinadas obras, cuando, no concurriendo una finalidad comercial, se cumplan unas determinadas condiciones, establecidas en el artículo 32.3 de la Ley de Propiedad Intelectual.

Por otro lado, los profesores universitarios pueden beneficiarse de una excepción para la utilización de un capítulo de un libro o artículo de una revista para la ilustración de sus actividades educativas, cumpliendo los requisitos señalados en el artículo 32.4 de la Ley.

Otro de los límites que resulta fundamental en el mundo educativo, y es uno de los más conocidos, es la cita, que en la Ley se define como «la inclusión en una obra propia de fragmentos de obras ajenas». Esta forma de utilizar una obra no necesita la autorización del autor, siempre que se cumplan las siguientes condiciones: el fragmento que se utilice corresponda a una obra ya divulgada, su inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico, se lleve a cabo con fines docentes o de investigación y se indiquen la fuente y el nombre del autor de la obra utilizada.

Fuera de estas excepciones, el profesor que desee utilizar una obra protegida necesitará autorización del titular de derechos u obtener una licencia de la entidad de gestión que lo represente.

Creación educativa

Además, es importante para un profesor saber que sus contenidos, siempre que sean originales, por el simple hecho de su creación también están protegidos por los derechos de propiedad intelectual.

Si eres profesor y has publicado libros o artículos, recuerda que puedes asociarte a CEDRO para recibir el pago de derechos de autor por tus publicaciones y otros beneficios.



© de la fotografía: sebra - Fotolia.com.

Ver más comentarios
Gracias por el comentario, su comentario debe ser aprobado primero
Nuevo código

Os invitamos a comentar las entradas de nuestro blog.

Los comentarios están moderados, no aparecen en el blog de forma inmediata.

Se publicarán todos los comentarios salvo los que no tengan que ver con los temas tratados o contengan insultos o descalificaciones.

De acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, le informamosque los datos que facilite serán tratados por CEDRO para poder tramitar su comunicación. Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal.

Usted cuenta con los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación al tratamiento y portabilidad, respecto de sus datos de carácter personal, así como con la posibilidad de revocar su consentimiento, pudiéndolos ejercitar por escrito a la dirección cedro@cedro.org, donde haga mención a su nombre, apellidos y dirección de correo electrónico. Para más información pinche en la Política de Privacidad.

comment-avatar