La literatura infantil y juvenil en Iberoamérica

La literatura infantil y juvenil en Iberoamérica

18/06/2020

España, con más de 80 editoriales especializadas en literatura infantil y juvenil; Colombia, con 40; México, con 35, y Argentina, con 30, se consolidaron como los países con más peso en Iberoamérica en este sector, durante 2017 y 2018. Según el Anuario Iberoamericano sobre el libro Infantil y Juvenil 2019 de la Fundación SM, el panorama editorial de este tipo de literatura fue «variado y rico en propuestas» en estos años.

En los demás países se registró un número menor, por ejemplo, en Chile, 17 editoriales especializadas y en Ecuador y Perú alrededor de 12, como se refleja en este documento que publica, cada dos años, esta institución con información detallada sobre la producción editorial de la literatura dirigida a niños y adolescentes en Iberoamérica1.


Las librerías, un agente fundamental

Este informe destaca el papel fundamental de las librerías en la comercialización del libro infantil y juvenil. Tanto las librerías tradicionales como las especializadas, como se explica en el Anuario, «abren las compuertas a la creación de entornos dedicados a la literatura infantil y juvenil» y «apuntalan también el campo de la promoción de la lectura y su desarrollo».

Respecto a las especializadas, en España se expandió la red de librerías para niños y jóvenes en todas las provincias, aunque Madrid y Barcelona continúaron albergando el mayor número de ellas. En Colombia se contabilizaron un total de 17, en Argentina, 12, y en Chile, unas 11. Sin embargo, en México y Venezuela se percibió una tendencia estable o a la baja en la proliferación de este tipo de librerías. En Uruguay, Perú y Ecuador las librerías de literatura infantil, fundamentalmente, se concentran en las capitales. 

Además, el Anuario destaca las bibliotecas públicas y las escuelas como espacios de acogida y difusión para este tipo de literatura. 


Tendencias

«Como sucede a nivel global, en estos dos años las propuestas textuales se
multiplican más allá de la tradición libresca. A los cómics y la novela gráfica se
suman propuestas digitales que resultan invitaciones novedosas para los lectores en general», y que producen, según este informe, «nuevos parámetros de lectura, nuevas rutas de acceso al conocimiento y la información, y nuevas maneras de elaborarla y socializarla». 

En este sentido, la tendencia principal en Iberoamérica del libro infantil y juvenil, como recoge este informe, se centró entorno a «la palabra poética y la propuesta integral de la narrativa contemporánea», y se mantuvo el libro álbum como uno de los principales formatos.

Para primeros lectores

La producción editorial para los lectores primerizos, según este Anuario, estuvo focalizada en el formato libro álbum: «La imagen se entroniza y da cuenta de las posibilidades inmensas que ofrece. Encontramos propuestas que facilitan el diálogo con el lenguaje textual e icónico que propician que el lector retome, desde la palabra, verdaderas experiencias cercanas que le dan la posibilidad de establecer la conexión con el entorno a través de la representación».

Como temas principales para los primeros lectores destacaron la amistad y el entorno familiar, con una narrativa sencilla, en la que se integró el juego y el humor.

Para lectores en marcha

La poesía cobró fuerza en los libros dirigidos para niños que ya tienen cierta autonomía a la hora de leer. Se incluyeron, además, temas más difíciles e incluso provocadores, como la realidad, los afectos y los conflictos.


Para lectores autónomos

Según se asegura en el Anuario, la producción para lectores jóvenes coincidió, en algunos puntos, con la de los lectores en marcha, aunque el panorama fue más variado: «Las propuestas abarcan todos los géneros, y buena parte de la producción apunta a reforzar el pacto ficcional, sin excluir realismo y metaficción. Y, por supuesto, el humor no deja de estar presente».

Para este tipo de lector, triunfaron el género detectivesco y las traducciones de clásicos de la literatura infantil. Además, se intensificó la producción de libros sobre conflictos de mayor y menor escala, como la guerra, la migración, la convivencia y las situaciones familiares. Aunque la fantasía también jugó un papel muy importante.

En general, y según se refleja en el Anuario, «el sector se inscribe en la diversidad con una producción que mantiene la dinámica flexible de la interacción de imagen y texto escrito en distintas formas, al tiempo que apuesta por los varios niveles de lectura de un receptor amplio y variado», y con una tendencia al alza en la mayoría de los países.



1Este anuario recoge datos en los diez países de Iberoamérica en los que SM está presente: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Perú, Puerto Rico y República Dominicana.



© de la fotografía: wavebreakmediamico - Fotolia.com.

Ver más comentarios
Gracias por el comentario, su comentario debe ser aprobado primero
Nuevo código

Os invitamos a comentar las entradas de nuestro blog.

Los comentarios están moderados, no aparecen en el blog de forma inmediata.

Se publicarán todos los comentarios salvo los que no tengan que ver con los temas tratados o contengan insultos o descalificaciones.

De acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, le informamosque los datos que facilite serán tratados por CEDRO para poder tramitar su comunicación. Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal.

Usted cuenta con los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación al tratamiento y portabilidad, respecto de sus datos de carácter personal, así como con la posibilidad de revocar su consentimiento, pudiéndolos ejercitar por escrito a la dirección cedro@cedro.org, donde haga mención a su nombre, apellidos y dirección de correo electrónico. Para más información pinche en la Política de Privacidad.

comment-avatar