CEDRO sigue el código de conducta elaborado por IFRRO, donde se establecen los estándares de servicio que tanto los titulares de derechos como los usuarios esperan recibir cuando tratan con una entidad de gestión de derechos reprográficos.

Valores

  • Mantener relaciones de forma justa, equitativa, imparcial, honesta y no discriminatoria con los titulares de derechos, usuarios y otras partes.
  • Respetar los derechos de propiedad intelectual, contratos y normas nacionales e internacionales que sean aplicables.
  • Actuar con integridad en la recaudación y distribución de los fondos recibidos.
  • Minimizar sus costes al mismo tiempo que proveen servicios a los titulares de derechos y usuarios de los derechos de propiedad intelectual.

A fin de hacer efectivos estos valores, cada entidad de gestión de derechos reprográficos aspira a:

  • Ser sensible a las necesidades de sus titulares de derechos y licenciatarios.
  • Adquirir eficiencia en el proceso de destinar y repartir los fondos.
  • Ser responsable, asegurar transparencia y esforzarse por llevar a cabo la mejor práctica en la gestión de sus operaciones.

Alcance:

El ámbito de actuación del código y la extensión adoptada por la entidad, dependerá de las leyes nacionales que prevean mecanismos legales y reguladores de las entidades de gestión.

 1. Generales

1.1. Actúan de acuerdo con sus reglas, estatutos y normativa aplicables, así como con las leyes nacionales e internacionales que le sean de aplicación.

1.2. Proveen información acerca de sus operaciones de forma clara y fácil de entender.

1.3. Educan y entrenan al personal a fin de cumplir con los estándares del código.

1.4. Trabajan para mantener, proteger y valorar las leyes de propiedad intelectual cuando es así requerido y apropiado.

1.5. Organizan y publicitan procedimientos apropiados para gestionar reclamaciones y resolver disputas.

1.6. Manejan información confidencial apropiadamente, respetando acuerdos y leyes aplicables, respetando al mismo tiempo la privacidad de los derechos de sus titulares y de los usuarios.


2. Representación de los titulares de derechos

2.1. Entidades de gestión.

  •  Están abiertas a representar a todos los titulares de derechos de acuerdo con las leyes aplicables nacionales y supranacionales, incluyendo las leyes de competencia.
  • Aseguran que las relaciones con sus miembros son transparentes, mediante la publicidad y explicación de sus operaciones, prácticas y procedimientos.

3. Relaciones con los titulares de derechos

3.1. Entidad de gestión.

  • Gestionan sus relaciones con titulares de derechos eficientemente, equitativamente e imparcialmente.
  • Tratan a los titulares de derechos en concordancia con los estatutos y leyes nacionales aplicables.
  • Recaudan y reparten la remuneración de forma diligente, eficiente y transparente.
  • Explican clara y regularmente la base de sus operaciones.

4. Relaciones con los usuarios de los derechos de propiedad intelectual

4.1. Entidad de gestión.

  • Gestionan sus relaciones con los usuarios de propiedad intelectual y sus representantes eficiente y equitativamente.
  •  Recaudan cantidades de forma diligente, eficiente y transparente.
  • Explican claramente la fuente y el contenido de su repertorio.

5. Política de distribución

5.1. Las entidades de gestión distribuyen la remuneración recibida a los titulares de derechos.

  • Eficiente y expeditamente.
  • Aproximándose al uso real tanto como sea posible.
  • Transparentemente, mediante la publicación de los sistemas de reparto que explican la manera y frecuencia de los pagos con suficiente detalle.
  •  En concordancia con las leyes nacionales e internacionales aplicables.

5.2. Las entidades de gestión explican claramente la gestión de los fondos que todavía no han sido repartidos.

5.3. Las entidades de gestión deducen de sus recaudaciones aquellas cantidades apropiadas para sus gastos y costes de operación, de las que informan a sus titulares de derechos, que:

  • Son correctas y razonables y en proporción a sus esfuerzos reales; y
  • concuerdan con y están autorizadas en los estatutos aplicables y las leyes nacionales.

5.4. Las entidades de gestión deducen de sus recaudaciones, siempre que esté autorizado por las leyes nacionales y/o sus estatutos y/o las reglas de reparto, asignaciones para fines culturales y/o sociales; y siempre que lo hacen, la autorización para ello, así como la cantidad y naturaleza de la asignación, se explica claramente a los titulares de derechos concernientes.