Una revisión a la situación de la propiedad intelectual en el siglo XXI

Una revisión a la situación de la propiedad intelectual en el siglo XXI

23/10/2013


ADEPI y la Asociación de ex diputados y ex senadores de las Cortes Generales organizaron el pasado 18 de octubre, en el Congreso de los Diputados, la jornada «La propiedad intelectual del s. XXI». El hilo conductor de esta sesión fue el análisis de la situación de la propiedad intelectual en nuestra sociedad y los desafíos a los que se debe enfrentar.


Ya desde la inauguración se puso de manifiesto que la propiedad intelectual es un motor estratégico de desarrollo social, cultura y económico para cualquier país, incluido España, y que, teniendo en cuenta la influencia de las tecnologías de la información, se hace necesario adaptar el marco regulatorio vigente. Este cambio se debe hacer siempre desde el respeto a los principios de los derechos de autor, lo que implica que el autor sea justamente remunerado.

Así lo avanzó Juan Manuel Albendea Pabón, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, quien aseguró que «podemos ser capaces de alcanzar nuevos equilibrios entre tecnología y derechos de autor», y destacó la importancia de la colaboración de todos los sectores implicados en ese proceso de reequilibrio.

Por su parte Carlos Robles Piquer, presidente de la asociación de ex diputados y ex senadores, recordó que la propiedad intelectual «no es un tema menor». Desde su punto de vista cualquier sociedad moderna tiene que reconocerla y respetarla, y destacó su gran valor «jurídico y moral».

El presidente de ADEPI, Antonio Guisasola, apuntó que para establecer un debate riguroso sobre esta materia son necesarios dos requisitos: excelencia técnica y mirada estratégica sobre la incidencia de la cultura en un país. En su exposición puso encima de la mesa algunas de las cifras más importantes del sector de las industrias culturales y la propiedad intelectual en España: 780.00 empleos y 150.000 empresas. Guisasola aseguró que todos ellos se juegan mucho con la nueva Ley de Propiedad Intelectual que está preparando el Gobierno, que calificó de «técnicamente defectuosa» y elaborada sin debate con los afectados. Forma de proceder, a su modo de ver, muy alejada de países como Francia (informe Lescure parte I y parte II) o Reino Unido (informe Hargreaves).

Modelos eficientes de propiedad intelectual. Rodrigo Bercovitz, catedrático de derecho de Civil en la UAM, actuó como moderador en la ponencia que se centró en el análisis de los modelos propiedad intelectual.

Jean-Nöel Tronc, director de la entidad francesa SACEM, explicó que el sistema de gestión colectiva de derechos de propiedad intelectual es beneficioso para los creadores al funcionar como una cooperativa. Esto les otorga poder de negociación, economía de escala y operatividad a nivel mundial. Hizo especial hincapié en el «entorno competitivo» en el que operan estas organizaciones, puesto que un creador puede optar por no proteger sus derechos o, por el contrario, asociarse a la entidad de su país o, incluso, formar parte de la de otro Estado. Dedicó también parte de su intervención a explicar la importancia de las industrias culturales para Europa como fuente de beneficios y de empleos. Tronc aseguró que hay que intentar «que la agenda creativa sea fundamental y no la digital».

En esta ponencia, María Martín Prat, jefa de la Unidad de Copyright de la Dirección General de Mercado Interior de la Comisión Europea, explicó que para alcanzar un marco legislativo adecuado hay que tener en cuenta el profundo cambio que se está produciendo. Y lo resumió del siguiente modo: de una tendencia territorial se ha pasado al multiterritorio; de la distribución a la comunicación pública y la puesta a disposición; y de la propiedad de los soportes al acceso en línea. A su juicio hay que tener en cuenta además que se han incorporado nuevos actores a la cadena de valor y existen nuevas formas de explotación de las obras. Partiendo de este análisis Martín Prat aseguró que un modelo eficiente de propiedad intelectual podría estar basado en el derecho exclusivo, con limitaciones adecuadas para el ámbito digital y sistemas de licencias apropiados.

Regulación de copia privada y limitaciones al derecho de autor. Ramón Casas, profesor de derecho Civil de la UB, moderó la sesión dedicada a la copia privada.

La diputada europea Françoise Castex, antes de hablar sobre copia privada, explicó que en su país, Francia, los tres pilares básicos de la cultura son: la creación y la remuneración de los creadores; la difusión y la distribución de la cultura (en soporte, en redes o en vivo); y el público y la pedagogía hacia ellos. En este contexto hizo referencia al informe que presentó al Parlamento Europeo sobre la copia privada, en el que destaca que el consumidor también se beneficia del famoso canon, puesto que sirve para, además de remunerar directamente al titular, financiar la difusión de la cultura. Además aludió al informe sobre este mismo asunto elaborado por el ex comisario europeo Antònio Vitorino, que abogaba por la figura del canon. Castex concluyó con la idea de que «el ciudadano tiene que entender que la copia privada es una forma de acceder a la cultura»”.

Robert Staats, director de VG Wort, sociedad alemana homóloga a CEDRO, aclaró que el canon no es un impuesto ni una tasa sino una remuneración para el titular de derechos. Staats explicó que la copia privada es un mecanismo de remuneración para el creador por la copia de sus obras en aquellos casos en los que los sistemas de licencias no son posibles. Aprovechó para criticar el cambio que se ha hecho en España, que ha supuesto una brusca caída de la remuneración para el creador, y somete esta compensación a la situación presupuestaria del momento y la aleja del consumidor, algo que no sucede en ningún país que prevé este límite al derecho de autor. A su juicio «el sistema de copia privada debería mantenerse, aunque mejorado».

Gestión colectiva de derechos de propiedad intelectual. El presidente de la Fundación Autor, Ignacio Sierra, moderó la mesa en la que se trató la cuestión del monopolio en el que operan las entidades de gestión (en cada país existe una entidad de gestión por cada tipo de obra).

Silke von Lewinski, investigadora docente del Max Planck, y Mihály Ficsor, Presidente de la Alianza del Derecho de Autor en Europa Central y Oriental (CEECA), coincidieron en la necesidad y beneficio para el conjunto de la sociedad de este «monopolio natural» en el que operan las entidades de gestión, aunque precisaron que se necesitan leyes adecuadas para que funcionen correctamente.

Hubo también tiempo para escuchar a la voz de la mayoría de los partidos políticos sobre la actual situación de la propiedad intelectual en nuestro país y la reforma en la que está trabajando el Gobierno.

El escritor Antonio Muñoz Molina fue el encargado de clausurar esta jornada. En una clara defensa de los derechos de autor, Muñoz Molina aseguró que en un país como el nuestro, que cuenta con una literatura rica, hay un gran desprecio privado y público a la misma. En su reflexión añadió que «en nombre del derecho al acceso a la cultura, se está socavando la propia existencia de la cultura», y enumeró las diferencias que social y legalmente se plantean entre la propiedad intelectual y el resto de propiedades.

© de la foto: Eduardo Nave.

Ver más comentarios
Gracias por el comentario, su comentario debe ser aprobado primero
Nuevo código

Os invitamos a comentar las entradas de nuestro blog.

Los comentarios están moderados, no aparecen en el blog de forma inmediata.

Se publicarán todos los comentarios salvo los que no tengan que ver con los temas tratados o contengan insultos o descalificaciones.

De acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, le informamosque los datos que facilite serán tratados por CEDRO para poder tramitar su comunicación. Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal.

Usted cuenta con los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación al tratamiento y portabilidad, respecto de sus datos de carácter personal, así como con la posibilidad de revocar su consentimiento, pudiéndolos ejercitar por escrito a la dirección cedro@cedro.org, donde haga mención a su nombre, apellidos y dirección de correo electrónico. Para más información pinche en la Política de Privacidad.

comment-avatar