Paradojas de la lectura en España

Paradojas de la lectura en España

19/01/2017

«Un retrato sin dramatismo, sino con realismo de cómo está la lectura en España», así describía el presidente de la Federación de Gremios de Editores (FGEE), Daniel Fernández, el informe 2017 de La Lectura en España, presentado el 10 de enero en la Biblioteca Nacional. En este estudio se recogen datos de estadísticas oficiales de los últimos años.

Aumentan los lectores frecuentes en España

España ha incrementado el número de lectores frecuentes  –refiriéndose como tales a los que lee todos los días o una o dos veces por semana–. Sin embargo, según este informe, el 35 por ciento de los españoles no ha abierto un libro en el último año. 

Existe una disociación entre «la riqueza y variedad de las actividades lectoras y el concepto que se maneja», es decir, la sociedad española no percibe como práctica de lectura la prensa gratuita, páginas de Internet, libros profesionales, manuales o libros de carácter instrumental, sino que sólo se identifica con los libros.

«¿Qué es lo que leen los compradores de libros?», se preguntaba José Antonio Millán, coordinador del informe, «Hay abismos que se deben de descubrir entre los lectores y las compras», añadía.
a

RADIOGRAFÍA DE LOS LECTORES ESPAÑOLES 
 Edad  La población de 14 a 24 años es más lectora que la de más de 65 
 Sexo  Las mujeres leen más que los hombres
 Estudios  Los universitarios presentan unos índices claramente superiores
 Ocupación   Los jubilados presentan índices inferiores respecto de los estudiantes y ocupados
 Habitat  Los municipios de más de un millón de habitantes presentan los mayores índices

Respecto a las comunidades autónomas, la región con un mayor números de lectores es la Comunidad de Madrid, y la que presenta un índice más bajo es Extremadura.

Los lectores digitales

Los ordenadores, según este informe, son los más utilizados para la lectura con un 55,8 por ciento frente al 6,6 por ciento que lo hace a través de dispositivos electrónicos.

Pero existe una diferencia importante entre los lectores digitales y los de papel respecto a su funcionalidad: «los e-readers se prefieren para la lectura ligera, mientras que los impresos para el estudio o uso profesional».

Más importancia para la lectura escolar

Además, tanto en la presentación como en el informe, el sector editorial pide más importancia para la lectura en el sistema educativo: «Es donde se sientan las bases de las prácticas lectoras y las bases lectoras», agregaba José Antonio Millán.

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, anunció que el Ministerio va a poner en marcha un Plan de Fomento de la Lectura, incluido dentro del Plan Cultura 20/20. Así, Benzo afirmó que se debería avanzar en la importancia que se le da a la lectura en los colegios, al igual que se hizo con la educación física: «Ponemos empeño en que los chicos hagan deporte, pero hemos perdido esa idea respecto a la lectura», apuntó. 

Otro de los objetivos del Gobierno es que se retome la lectura como actividad lúdica y que se haga desde la legalidad: «Tenemos que proteger a la industria editorial y a los lectores de las ilegalidades, defendiendo los derechos de autor y luchando contra la piratería».

Dañados los puntos de venta

Aunque entre las conclusiones del informe se destaca que aumentan los lectores frecuentes en España, la compra de libros disminuye. Esta situación provoca, entre otras cosas, que se vean dañados los puntos de venta tradicionales como las librerías o los quioscos.

El dato oficial proporcionado por el informe -Mapa de librerías de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL)– lo confirma: en 2012 el número de librerías ascendía a 4.336, mientras que en 2014 descendieron a 3.650.

Y en la misma situación se encuentran los puntos de venta de publicaciones periódicas. Según los datos la Asociación Nacional de Distribuidores de Publicaciones (ANDP) se redujeron de 26.089 en 2010 a 22.367 en 2016 estos puntos de venta.

¿Qué está ocurriendo? En los últimos años existen varios factores que han provocado esta situación: «la variedad de la oferta (promociones, atípicos, colecciones…) como en la llegada de productos sustitutivos (impacto de la prensa gratuita o de la prensa en Internet) o que compiten como nuevas formas de comunicación y ocio (telefonía móvil, redes sociales…)».

Estos cambios en el paradigma del sector, unido a la crisis económica general y a la bajada en los niveles del consumo, ponen de manifiesto «el complejísimo mundo en el que ahora se encuentra la lectura», como afirmaba Ana Santos, presidenta de la Biblioteca Nacional de España. 


Pie de foto: © Shutterstock.

Ver más comentarios
Gracias por el comentario, su comentario debe ser aprobado primero
Nuevo código

Os invitamos a comentar las entradas de nuestro blog.

Los comentarios están moderados, no aparecen en el blog de forma inmediata.

Se publicarán todos los comentarios salvo los que no tengan que ver con los temas tratados o contengan insultos o descalificaciones.

De acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, le informamosque los datos que facilite serán tratados por CEDRO para poder tramitar su comunicación. Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo obligación legal.

Usted cuenta con los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación al tratamiento y portabilidad, respecto de sus datos de carácter personal, así como con la posibilidad de revocar su consentimiento, pudiéndolos ejercitar por escrito a la dirección cedro@cedro.org, donde haga mención a su nombre, apellidos y dirección de correo electrónico. Para más información pinche en la Política de Privacidad.

comment-avatar