Derechos de autor en el CILE2019

Derechos de autor en el CILE2019

Madrid, 02/04/2019. Por primera vez, en el Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) se analizó, en una mesa redonda, la situación de los derechos de autor en la comunidad idiomática del español. En su VIII edición, este encuentro se celebró del 27 al 30 de marzo, en Córdoba (Argentina).

El ejemplo de Argentina, México y España sirvió para presentar la realidad a la que se enfrentan los creadores y editores en la región en materia de propiedad intelectual

El gran reto del sector, tal y como se explicó en la sesión «Los derechos de autor: un desafío para el siglo XXI», que tuvo lugar el día 30, reside en incorporar a la cadena de valor del mundo editorial los continuos avances tecnológicos. Todo ello con el objetivo de conseguir la máxima difusión de sus obras, con el mayor de los respetos a los derechos de propiedad intelectual.

Los participantes de esta mesa redonda fueron Ana María Cabanellas, vicepresidenta del Centro Argentino de Derechos Reprográficos (CADRA); Quetzalli de la Concha, presidenta del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CEMPRO); Jorge Corrales, director general de CEDRO; y Adriana Moscoso del Prado, directora general de Industrias Culturales y Cooperación, del Ministerio de Cultura y Deporte de España. 

La sesión fue presentada por el presidente de la Real Academia de la Lengua de Costa Rica, Víctor Manuel Sánchez, y moderada por Carmen Cuartero, responsable de Comunicación y Relaciones Institucionales de CEDRO.

Legislación

CADRA, CEMPRO y CEDRO, las sociedades de gestión de derechos de autor del sector editorial de sus respectivos países, coincidieron en la necesidad de adaptar las legislaciones nacionales a la realidad digital. Sobre esta cuestión regulatoria, Cabanellas solicitó «el reconocimiento oficial» del gobierno argentino a su entidad, con el fin de desarrollar su actividad de forma más eficiente.

Gestión colectiva

Los ponentes de esta mesa destacaron la figura de la gestión colectiva de derechos de autor como una herramienta de utilidad para autores, editores y, también, para los usuarios de sus obras (empresas, centros educativos, instituciones, bibliotecas, etc.).

Todos pusieron el acento en las soluciones que ofrecen este tipo de asociaciones para facilitar acceso legal a la cultura mediante sistemas de licencias de derechos de propiedad intelectual, en los mecanismos utilizados para garantizar una remuneración justa a los autores y editores por el uso de sus obras y en la lucha contra la piratería que llevan a cabo.

En relación con este último tema, De la Concha advirtió que en su país conviven piratería en papel y digital, ambas desarrolladas de una forma industrializada: «en México cuatro de cada diez libros comercializados en el país son piratas».

Colaboración y educación

Además, durante la sesión se prestó atención a los beneficios que aporta la colaboración internacional entre instituciones en la sociedad digital y globalizada.

Asimismo, se señaló la importancia que la formación tiene en el sector. «Educar a los futuros creadores y usuarios en el buen uso de las obras, el respeto y el valor de la creación será uno de los pilares fundamentales en nuestra sociedad», aseguró Corrales.

El papel de los gobiernos

Finalmente, por parte del Ministerio de Cultura español se puso de manifiesto la importancia de que los gobiernos tutelen los derechos de autor, por su contribución al desarrollo social, cultural y económico de un país. Moscoso del Prado afirmó que para el desarrollo de la cultura es necesario «garantizar una remuneración justa a los creadores y a las industrias culturales».

Este Congreso, organizado por el Instituto Cervantes, la Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), y en esta edición también Argentina como país anfitrión, reunió a más de 200 escritores, académicos y profesionales de todo el mundo bajo el lema «América y el futuro del español. Cultura y educación, tecnología y emprendimiento».



© de la fotografía: RAE.