La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró, en el 2000, el 26 de abril como día Mundial de la Propiedad Intelectual.